Al igual que los niños pequeños, que lloran y luego están como si nada hubiera pasado, o hasta me atreviría a afirmar que aún están mejor después de la pataleta.

Cuántas veces nos dicen: respeta, no te enfades, no llores, no estés triste, compréndelo, acéptalo, … Bufff, … yo soy la primera que me lo repito mil veces, pero, el otro día simplifiqué una vez más.

En la consulta, yo lo que hago es dejaros que expreséis, saquéis y liberéis vuestras emociones, incluso a veces os provoco diciendo verdades que no gustan escuchar, pero sería contraproducente quedarse con la mentira hacia uno mismo.

Por lo tanto, ponerse delante del espejo a barbatear, ir recogiendo la casa mientras hablamos en voz alta todo lo que nos repatea, llorar sin saber por qué, patear cosas, dar portazos, …

 

Bueno, si no es una costumbre, es sano.

 

PERMÍTETE ODIAR, LLORAR, ENFADARTE Y

TE DARÁS CUENTA QUE SOLO NECESITABAS

VACIAR ESA EMOCIÓN.

COMO VACIAR EL CUBO DE AGUA Y

DEJAR QUE SE VUELVA A LLENAR CON AGUA DE LLUVIA Y, VOLVER A VACIAR CUANDO ESTÉ LLENO.

LO IMPORTANTE ES QUE TE RESPETES !!

Y RESPETA A LOS DE TU ALREDEDOR CUANDO LO HAGAN, ELLOS TAMBIÉN TIENEN QUE VACIAR.

ANNA